Si piensas seguir utilizando un coche a diésel o gasolina, te podrías perder más que protección al medio ambiente o la salud de tu familia, puesto que las prestaciones de un coche eléctrico combina alta tecnología, el placer al manejar, un nivel de seguridad muy superior gracias al centro de gravedad, así como los bajos costes en consumo y depreciación, superando ampliamente a los estándares conocidos para coches ejecutivos, de gran turismo, lujosos o deportivos.

Al momento de enfocarte en el mantenimiento, el sistema de combustión y los viajes a las gasolineras, los aromas de los combustibles fósiles, los lubricantes o el ruido, las nuevas tecnologías o la seguridad, te harías estas preguntas… ¿ qué modelo de coche eléctrico es el mejor para mi ? y, no necesariamente en ¿ debo comprar un coche eléctrico, híbrido o convencional ?.

Independiente al tipo de carga eléctrica y la disponibilidad a largas distancias, cuando comparas las prestaciones de un coche eléctrico de alta gama como los producidos por Tesla Motor, ya sea el Model X, Model S o Model 3 con las mejores versiones BMWs, Mercedes o Audi, ya te imaginas que estás en el futuro. La mayor parte de la diversión o la popularidad de tener un coche eléctrico proviene de salir a la calle y echarlo a andar y es algo que te gustaría sentir, ¿ verdad ?.

En el pasado, los vehículos eléctricos no tenían la imagen más elegante; muchos han tenido pocas expectativas en cuanto a que tan bien puede rendir un coche eléctrico frente a los motores tradicionales, pero a medida que más fabricantes han presentado sus diferentes versiones, la popularidad de los vehículos eléctricos se ha disparado.

Un coche eléctrico de última generación es más liviano y, como toda su potencia se genera a partir de un arranque en pie, su capacidad de aceleración puede sorprender. Algunas marcas, como el Model S de Tesla, se ha fabricado para sorprenderte como el coche mejor diseñado de todos los tiempos y con la aceleración más rápida en el mercado, levantando de 0 a 100 km en solo 2,5 segundos !!!

El coche eléctrico vs el coche a combustión interna

El coche eléctrico funciona con una fuente de energía que es más limpia y más barata que el petróleo e, independiente de fuente eléctrica y donde se genera, no contaminan como sus contrapartes convencionales a combustión interna, puesto que no poseen el tubo de escape.

En comparación con un tren motriz eléctrico moderno, el motor de combustión interna es mucho más complejo porque requiere un cigüeñal con contrapesos para traducir el movimiento lineal de los pistones en movimiento rotatorio, un volante para suavizar la potencia, un motor de corriente continua para arrancar, un alternador para cargar las baterías de ión de litio, un sistema de enfriamiento y una serie de otros dispositivos que un motor eléctrico no necesita.

Un motor de inducción eléctrica por su parte como los presentes en un vehículo Tesla, que produce un movimiento giratorio directo y una salida de potencia uniforme, es más pequeño y más ligero, y no necesita una transmisión complicada para conectarlo a las ruedas motrices. Esto no solo desencadena una serie de ventajas a los coches eléctricos, sino que apoyados por la tecnología de vanguardia, las marcas más reconocidas como Tesla Motor se adelantan al futuro lanzando al mercado coches con mayor rendimiento, confort y seguridad que sus homólogos en cada segmento.

Las ventajas del coche eléctrico

Antes que nada, vives en un entorno envolvente de derivados del petróleo y esto sucede en tu propia casa, que se ve intimidada por los gases que se emiten en el garaje o patio donde se echa a andar el coche.

Si deseas una mejor calidad del aire, lo cual conducirá a menos problemas de salud para tu familia y los niños, requerirías a tu alrededor cercano una reducción o eliminación directa de los gases contaminantes del diésel o la gasolina, por tanto es mejor que eches un ojo a las ventajas de tener un coche eléctrico;

  • Es más económico en su andar: el costo de cargar un coche eléctrico equivale a pagar alrededor de 30% a 40% por litro de gasolina.
  • Requiere menos mantenimiento: un coche eléctrico tiene muchas menos partes móviles que un coche de motor de combustión interna. No posee costosos sistemas de escape, motores de arranque, sistemas de inyección de combustible, radiadores y muchas otras partes que no son necesarias en su funcionamiento, por tanto su depreciación es mínima en comparación con un coche a combustión interna.
  • Se carga en casa: los coches eléctricos pueden cargarse en cualquier lugar donde haya un punto de alimentación, como cargar un teléfono móvil. Cualquier persona puede despertarse con un “tanque lleno” todas las mañanas sin tener que ir nunca más a una gasolinera. En el caso de Tesla, mantiene una red gratuita de superchargers entorno a las carreteras europeas y de la península específicamente.
  • Está libre de contaminación: un coche eléctrico no tiene un tubo de escape y no produce emisiones de escape que causan contaminación del aire local. Emocionalmente será muy agradable para ti ser partícipe de la protección del medio ambiente, evitando emisiones de cambio climático.
  • Es eficiente en su andar: las unidades motrices eléctricas pueden convertir más del 90% de la energía de sus baterías en mover el coche. Esto se compara con el 20% – 30% de conversión de energía para un coche de gasolina o diésel.
  • Es más espacioso: Por supuesto, esta no es la única medida de rendimiento para un coche, porque cuando comparas el espacio para tu familia o amigos, un coche eléctrico es más espacioso debido a su motor que es más pequeño y obviamente más placentero en su andar.
  • Provee mayor seguridad: Su centro de gravedad más bajo que lo hace menos propenso a volcarse, además de disminuir la posibilidad de incendios o explosiones. Los coches eléctricos como los Tesla poseen sistemas de navegación de última generación con radares y cámaras, además el chasis permite una mayor seguridad interior en una colisión.

Definitivamente se ha producido un cambio en el equilibrio del coche eléctrico frente al coche a combustión interna, con más ventajas que desventajas. Incluso las deficiencias que algunos pudieron encontrar en el pasado en un coche eléctrico se fueron reduciendo rápidamente porque la autonomía de manejo es el mejor del mundo, el sistema de carga está creciendo, las baterías duran más tiempo, son cada vez más atractivos y asequibles, además en Europa la conciencia por el medio ambiente por parte de los gobiernos y, los propios incentivos hacia la industria verde, fueron incentivando a la industria a fabricar coches eléctricos que conquistan el corazón de millones de personas a través del mundo.