El Model 3 es el vehículo más asequible de los modelos fabricados por Tesla Motors y en parte se debe a su diseño de la plataforma y la arquitectura de su paquete de baterías que no solo es una innovación tecnológica, sino que también energética. Las celdas de estas baterías de iones de litio poseen un tamaño diferente a las baterías fabricadas para el Model S o Model X, que poseen celdas conocidas como “18 650” (18 mm de diámetro y 65 mm de largo), mientras que este fantástico bólido posee celdas más grandes llamadas “21 70” (21 mm de diámetro y 70 mm de largo); las  células más grandes permitieron a Tesla optimizar la densidad de energía volumétrica.

El paquete de baterías estándar de 50 kWh está compuesto por 2.976 de esas celdas en grupos de 31 celdas por “bloque”; los bloquen entran en 4 módulos separados (2 módulos de 23 bloques y 2 módulos de 25 bloques).  Además, Tesla está produciendo un paquete de baterías de “largo alcance” de 74 kWh, que consta de 4416 celdas en grupos de 46 celdas por bloque y la misma distribución de bloques en los 4 módulos.

A diferencia del paquete de baterías de los otros modelos, el paquete de baterías de iones de litio del Model 3 se intercambia directamente, puesto que está unida a pernos, aunque están dispuestas por seguridad en el diseño de este fantástico coche. Otro punto interesante es que no posee un conector de alto voltaje accesible externamente al puerto de carga, lo que elimina la idea de un punto de acceso de carga autónomo debajo del coche, algo en lo que Tesla ha estado trabajando… la patente de Tesla Motors muestra una nueva forma de carga automatizada de alta velocidad con enfriamiento externo.

Los ingenieros también diseñaron el paquete de baterías para incluir el cargador, los contactores de carga rápida y el convertidor DC-DC, todo en el mismo paquete; los paquetes de baterías también tienen los conectores necesarios para la próxima versión de motor dual con tracción en todas las ruedas. En este escenario, se fue incorporando algunos diseños ingeniosos para ahorrar peso y costos al coche eléctrico más popular de la historia; por ejemplo, eliminó el calentador externo de la batería y, en su lugar, calienta el paquete solo con el calor proporcionado por el tren motriz.

Las celdas de las baterías necesitan operar a una temperatura central templada para mantener su rendimiento óptimo, lo que significa que deben refrigerarse en condiciones cálidas y calentarse en clima frío. El calor residual del tren motriz se puede utilizar cuando el Model 3se está moviendo, pero Tesla Motors diseñó un controlador térmico para que también pueda usar calor del tren motriz incluso cuando el coche está estacionado, como en un supercharger por ejemplo, que es un importante punto, ya que la tasa de carga disminuye si la batería está demasiado fría.

Incluso cuando está estacionado, el software de Tesla Motors puede enviar una solicitud al inversor del tren motriz para que comience a encender y pasar las corrientes apropiadas al motor para producir suficiente calor y así calentar las celdas, todo sin producir par, por lo que el Model 3 no lo hace movimiento. Los ingenieros de la compañía juzgaron que el sistema era lo suficientemente eficiente como para no incluir un calentador de batería externo y lo reemplazaron virtualmente por completo a través del software, algo fantástico desde el punto de vista tecnológico.

Estos son los principales componentes y distribución de las baterías y su integración con la carrocería del Model 3.