El Tesla Model X es el primer SUV del fabricante de la compañía, que está creciendo en popularidad, no solo por su capacidad de transmitir una potencia superior que sobrepasa a cualquier tipo de vehículo eléctrico y se equipara con otros de su segmento, sino también por su innovación tecnológica, confort y prestaciones a nivel extremo como ningún otro terreno. Evidentemente también tiene un atractivo de diseño; sus puertas traseras “Falcon Wing” o alas de gaviotas que se abren total o parcialmente y son la sensación donde aparece.

Los sensores en las puertas traseras detectan obstrucciones cercanas y limitan la apertura de las mismas para que no golpeen nada mientras se estaciona, mientras que las puertas delanteras se cierran automáticamente una vez que el conductor pone sus pies en el pedal de freno. Otro punto tecnológicamente impactante es que con un teléfono móvil o el llavero, se puede mover al SUV desde el garage o el estacionamiento, lo que supera la propia realidad; y, si bien solo se mueve en posición recta, es todo una novedad tecnológica para cualquier tipo de vehículo de alta gama.

La Instrumentación del TESLA MODEL X

Además de la pantalla de 12.3 pulgadas en el tablero de control para visualizar la información de conducción, posee esa pantalla táctil de 17 pulgadas, similar al Model S, la cual está inclinada hacia el conductor para una mayor comodidad; en realidad, este fantástico centro de control es el cerebro de toda la operacionalidad de un SUV que tiene más sorpresas. Si bien una pantalla de información y entretenimiento muestra que el tamaño de una pequeña pantalla de escritorio puede ser intimidante, es muy amigable y fácil de usar como un iPad, desde donde se accede al control de este todo terreno sin botones.

Este centro neurálgico controla la navegación, carga y rendimiento de la batería, control de clima, modos de manejo, audio, acceso al bluetooth y la administración de teléfonos inteligentes, personalización del vehículo, incluso la apertura y cierre de puertas; lo más espectacular que es que puedes emular y acceder a todo mediante una aplicación en tu teléfono.

Además del servicio de streaming de Tesla, así como una impresionante adaptación de Google Maps para su sistema de navegación, la pantalla de infoentretenimiento sirve para ajustar todo, desde la suspensión neumática, a la dirección, cambiar de modo de conducción , desde uno “ludicrous” para sentir la adrenalina hasta otro “sport” de andar ligero en una sintonía única e incomparable a otros vehículos SUV a gasolina; algo verdaderamente impresionante para los que disfrutan de este fantástico vehículo es que muestra así sus multifacetas, sea para turismo familiar, para cargar peso durante el trabajo o para disfrutar de viajes extremos.

El Autopilot del TESLA MODEL X

El Autopilot del Model X incluyen 12 sensores que son ultrasónicos, lo que le permite detectar objetos hasta casi 5 metros alrededor en cualquier circunstancia y velocidad o dirección, además cuenta con un radal en el frente, así como una cámara de alta precisión y el sistema de frenado que puede controlarse a nivel digital. Este equipamiento y servicio tecnológico apoyados por cámaras de 360 grados multidireccional permite mantener la unidad en un carril o cambiar con la luz intermitente, no superar la velocidad permitida en un trayecto, tomar distancia de los vehículos para evitar movimientos riesgosos o colisiones, así como evitar cualquier tipo de colisión, incluso la frontal.

El Model X puede acelerar, desacelerar y detenerse de forma autónoma, así como cambiar de carril automáticamente al conectar la señal de giro con el sistema del Autopilot. La versión EAP/AP2.0 fue desarrollada por la compañía y aunque debutó con menos funcionalidades en la versión AP1.0, esta nueva generación del Autopilot con inteligencia artificial propone mejoras importantes en la capacidad del SUV para conducir con seguridad ante cualquier desafío, superando a las versiones anteriores.

En el caso podemos decir que hay tres niveles de autonomía;

  • El nivel 1 incluye sistemas avanzados de asistencia al conductor (ADAS) tales como el frenado automático de emergencia, el control de velocidad adaptativo, el mantenimiento del carril, el punto ciego y las alertas de tráfico cruzado.
  • El nivel 2 implica sistemas de “manos libres”, lo que significa que el Model X puede acelerar, frenar y maniobrar solo en ciertas condiciones, aunque el conductor permanece en control total en todo momento y debe supervisar estos sistemas.
  • El nivel 3 implica “autonomía”, lo que significa que el conductor puede relajarse y cerrar los ojos mientras disfruta de un viaje en piloto automático en carretera, confiando que el vehículo se autoconduzca, aunque en todo momento es mejor estar preparado para sustituir manualmente. En el caso del Model X, se lo puede usar en ciertas situaciones como al estacionar o salir de un garage, aunque sigue siendo testado para mejorar la autonomía.

El centro de datos basado en un superordenador denominado Nvidia DGX1 le permite desarrollar una red neuronal con gran cantidad de imágenes, condiciones climáticas, así como los diferentes escenarios de conducción en ciudad o carretera.

La seguridad del TESLA MODEL X

Este SUV está diseñado como el más seguro del mundo, aunque compite con otros, consiguiendo las 5 estrellas en pruebas de choque de la NHTSA, además en otras pruebas obtuvo calificaciones altas en relación a deformación por colisiones laterales o menor propensión a vuelcos en diversas situaciones.

Tesla Motors atribuye el rendimiento de seguridad, en parte, a su diseño de tren motriz eléctrico, que incluye la batería poderosa ubicada debajo del piso del vehículo, así como los motores eléctricos duales situados en cada eje. El resultado es un centro de gravedad increíblemente bajo que hace que el SUV sea excepcionalmente estable, apoyado en una plataforma y una arquitectura de vehículo generosamente fortificadas; en el habitáculo su sistema de cinturones de seguridad y el control de mando digital le permite a cada pasajero tener la percepción que se encuentra en una nave espacial mucho más segura, incluso a altas velocidades, lo que añade momentos placenteros en los viajes por carretera.

La falta de un motor convencional dejando espacio libre para el maletero también proporciona una zona de deformación más grande por delante, lo que ayuda a limitar o evitar lesiones a los conductores y los pasajeros del asiento delantero; algo que es relevante y un añadido importante en seguridad del vehículo.

El SUV también cuenta con un mecanismo llamado Active Safety que tiene las siguientes prestaciones;

  • El sistema de freno de emergencia para el frente, donde usa sus cámaras y radar, evitando las posibles colisiones
  • El sistema de evasión de colisiones laterales que funciona gracias a sensores de ultrasonidos, pudiendo girar el volante en situaciones extremas.

Hay un compartimento secreto debajo del parachoques delantero para engañar a los ladrones que cazan en su interior por cosas preciosas como carteras o pertenencias de valor. Por otro lado, un filtro de grado médico garantiza que el automóvil esté libre de polen, bacterias y contaminación, además cuenta con un modo de defensa con armas biológicas que puede sellar por completo el habitáculo.