Nikola Tesla fue un genio que, hace más de 100 años, en los albores de la era eléctrica, inventó la corriente eléctrica alterna, la radio y el motor de corriente alterna, entre otras cosas, que son fundamentales para nuestra vida moderna. Ahora, en el siglo 21, Tesla Motors empezó a reinventar la industria automotriz, con su primer coche eléctrico de alta gama, que además es deportivo. Hablamos del Roadster, que fue una sensación desde que salió al mercado en el 2008, el cual se ha ganado su lugar en la historia automotriz, como el primer coche eléctrico, genuinamente de alto rendimiento.

Basado en el Lotus Elise, este fabuloso bólido es un super-deportivo que se mueve inducido por un tren motriz completamente eléctrico, fue presentado con un aspecto fantástico, con esos detalles únicos de los coches exclusivos y una notable artesanía, venerada por los entusiastas de la industria.  El descapotable de dos plazas era liviano y aunque se diseñó la carrocería a base de fibra de vidrio, Tesla Motors lo reemplazó por fibra de carbono; en fin, el Tesla Roadster con su lujo, aerodinámica y funcionalidad no solo se compara con los super-deportivos de alta gama que conocemos, sino también los supera en gran medida, gracias a su impresionante tecnología y un nivel de seguridad fuera de serie.

Además el Roadster cumple la promesa de que conducir coches eléctricos es simplemente una experiencia más placentera, más silenciosa y más saludable, además de poseer un sistema de arranque automático instantáneo, una enorme reserva de energía y una brutal aceleración de cero a 100 kms de solo 4 segundos para las nuevas versiones. Está demás decir que los conductores del Roadster lo catalogan como el más sexy, más divertido y más apasionante coche super-deportivo del mundo.

El Tesla Roadster 2008 es un deportivo de dos asientos con una capota extraíble de estilo targa.  Desde el exterior, se observa un coche con un diseño muy deportivo e imponente, con rasgos típicos de la marca californiana y una silueta muy atractiva que a simple vista parece un coupé, aunque con su frontal muy ancho y agresivo, con esos faros horizontales muy rasgados y afilados, además de su techo desmontable, supera a cualquier otro en su diseño.

También llaman la atención los pasos de ruedas delantera con llantas de 16” muy ensanchados que se elevan sobre el capó;  la zaga redondea un conjunto muy armonioso, con la presencia destacada de un pequeño alerón. Las llantas de aleación trasera son de 17” y van bien con el estilo de este majestuoso super-deportivo.

El Interior de un TESLA ROADSTER 2008

El Tesla Roadster en su versión sport viene con montura de atractivas molduras de fibra de carbono y más cuero que el estándar, además de otras opciones como el selector de engranajes de estilo más contemporáneo y lujoso. Pero al hablar del interior, comparte el salpicadero, el volante, el parabrisas y el techo de lona con el “Elise”, y aunque es un poco más fácil entrar y salir, el resto del habitáculo también se ve bastante similar. Incluso usan los mismos interruptores, aunque los del Tesla están dispuestos ordenadamente en una consola montada en el piso donde se encuentran los interruptores para sistemas de calefacción y ventilación, mientras que en el exterior del conductor se encuentra el sistema de control del tren motriz.

El Roadster se activa como un “Lotus”, encendiendo su maravilloso motor eléctrico y silencioso; los diales se encuentran en la parte superior del tablero, debajo de los cuales se encuentran las dos lecturas más importantes en el coche; la duración restante de la batería y el consumo de energía actual, cuyo medidor se balancea hacia la derecha y hacia la izquierda dependiendo de si está drenando o cargando las baterías.  El volante es el mismo que el de “Elise”; los instrumentos son similares, también, aunque los interruptores de control de velocidad crucero se encuentran en el extremo de uno de los tallos de la palanca de direcicón.

La pantalla de control del tren motriz se encuentra en el medio de la consola central, aunque en las nuevas versiones se esperan que Tesla Motors con su espectacular tecnología digital pueda sorprendernos, así como lo hizo en el Model S, Model X o el Model 3, cuyas pantallas táctiles permiten controlar el vehículo, su rendimiento, acceder a entretenimiento o internet, o buscar lo que sea en un mapa y al instante.

Prestaciones del TESLA ROADSTER 2008

Las características estándar del Tesla Roadster 2008, accesorios eléctricos completos, aire acondicionado, control de crucero, asientos deportivos con calefacción con soporte lumbar ajustable, volante forrado en cuero, tapicería de cuero y CD estéreo con audio auxiliar Jack. La lista de opciones del Roadster incluye una selección de tapicería de microfibra mejorada de cuero o sintética, bluetooth, un estéreo premium con siete parlantes, un sistema de navegación y un sistema de carga de batería móvil. Las prestaciones de seguridad del Tesla Roadster 2008 incluyen frenos antibloqueo y control de tracción y alguna que otra característica propia de Tesla Motor, emulada gracias al desarrollo del Model S o el Model X.

El Roadster está propulsado por un motor eléctrico de inducción de 3 polos y 4 polos con una potencia de salida máxima de 248 CV. Su par máximo de 270 N-m está disponible inmediatamente y permanece constante de 0 a 6.000 rpm, ofreciendo una de las mayores diferencias de rendimiento en contraste con los motores de combustión interna. El motor está refrigerado por aire y no necesita un sistema de refrigeración líquida, llegando a una velocidad máxima de 201 km por hora y una aceleración de cero a 100 km por hora de 5,8 segundos, aunque gracias a la tecnología Powetrain (disponible para las versiones anteriores en forma gratuita), puede llegar a la misma aceleración de aproximadamente 4 segundos desde el estado de reposo y una velocidad de pico de 201 km por hora. La autonomía declarada del Roadster es de 500 kilómetros, aunque en un ciclo combinado de carretera y ciudad llegaría a 360 kms entre carga y carga.

La evolución del TESLA ROADSTER 2008

En el 2010 la autonomía del Roadster era de 340 kilómetros después de recargar completamente sus baterías en cuatro horas aproximadamente; así mismo la versión Sport alcanzaba una increíble aceleración de cero a 100 kms por hora en solo 3,7 segundos, superando los 212 kms por hora de velocidad máxima de pico. La potencia del motor eléctrico y trifásico de cuatro polos era de 292 CV llegando a las 14000 rpm con un paquete de baterías de iones de litio distribuidas en 6.831 celdas; además de estas fabulosas prestaciones para le época, lo más sorprendente fue su torque que llegaba a 400 N-m.

En el 2014 aparece el Roadster 3.0 evolucionando con su capacidad de baterías, las cuales incrementaron su almacenamiento en un 31% por encima de la anterior, extendiendo la autonomía, algo importante para los coches eléctricos y sus rendimientos, en 644 kms. Si bien todo parecía utópico, el desarrollo de los otros modelos como el Model S, aportó bastante en ingeniería para lograr estas prestaciones en el Roadster, que además ¡ fue al espacio !.

Durante el vuelo inaugural del Falcon Heavy, un verdadero sueño para los viajes espaciales, Elon Musk que además de dirigir Tesla Motor, lo hace con Space X, debutó con un símbolo exquisito como pasajero estrella. Lo hizo con el Roadster que se convierte así en el primer coche que viaja al espacio y para los más soñadores, el primero que pisará Marte en un futuro cercano. Musk agregó en su fantástica demostración tecnológica esto, “Desde el Control de Lanzamiento, Hay un Coche en Órbita alrededor de la Tierra”.

Lo que nos deja atónitos, es que próximamente estaremos disfrutando de algo fuera de lo normal; el Tesla Roadster volverá el año que viene con gran vértigo, alcanzando cero a 100 kms por hora en solo 2 segundos, un par motor de 10.000 N-m y 1.000 kms de autonomía, lo que supone un cambio radical en lo que conocemos como un coche super-deportivo, para cualquier segmento o tipo de combustión..  un sueño hecho realidad gracias a sus impresionantes tres motores eléctricos dotados de baterías de última generación, que permiten un sistema de tracción integral dentro de una carrocería que dejará boca abierta a todos.

Lo mejor, es que comparado con los super-deportivos de lujo que ni siquiera lo alcanzan en tecnología ni rendimiento, es relativamente más económico tanto en inversión inicial y obviamente en consumo, el mantenimiento o depreciación.